Béticos

Comunidad bética

Pepe alonso, compositor del "himno al betis"

Subo una entrevista que le hicieron al creador de la letra y la Música de Nuestro querido Himno.

 

 

© Manuel Carmona Rodríguez

Reportaje gráfico: Inmaculada Carmona

Cuando en cada partido que el Real Betis Balompié juega en su estadio, el aficionado verdiblanco escucha el himno que suena por la megafonía, lo corea con cariño y emoción. Y es que ese himno caló con tanta profundidad en el ánimo de la afición, que los seguidores béticos lo han aceptado como himno del club desde el primer momento en que sonó en el Benito Villamarín. Pero, dicho lo precedente, he querido plantear con esta entrevista a nuestros lectores en particular y a los béticos en general si saben quién fue el autor del entrañable tema, cuando, como y donde se estrenó, y si está aprobado oficialmente como himno del club. De tales interrogantes, cualquier bético responderá afirmativamente a la última sorprendiéndose a continuación cuando sepa que no es así.

Por consiguiente, como al repasar mi Enciclopedia del Real Betis Balompié vi relatado este dato histórico de nuestro club, en vista del desconocimiento que existe sobre ese asunto, decidí localizar al autor de nuestro himno para que el beticismo respondida a todas las interrogantes que pueda plantearse sobre su persona y en las circunstancias que su obra vio la luz. Con esa intención, he querido invitar a la tribuna de “Contigo Siempre Betis.es” a José Alonso, quien, a través de la presente entrevista, se va a encargar de relatar a los béticos la historia del considerado como himno oficial del Real Betis Balompié.

José Alonso es un bético de 63 años cuya actividad profesional ha sido hasta hace un par de años la de relaciones públicas. Pero, como muchos otros jóvenes cultivó la música en un grupo musical (que primero se llamó "Huellas" y después “Al Andalus”) al que pertenecía, para el que compuso canciones. Aparte, fue propietario, incluso, de un sello discográfico llamado "Surcosur". Y con José Alonso comenzamos esta interesante entrevista invitándole a que nos relate la historia del himno que compuso para el Real Betis Balompié.

–¿Cómo ocurrió todo, Pepe?
– Pues verás, Yo había leído en un periódico, creo que en el “ABC”, que el Betis quería hacer un himno, para lo que había anunciado que iba a organizar un concurso. Yo no era un experto en música, pero sí me gustaba hacer algunas cositas para un grupo al que yo pertenecía que se llamaba Huellas y después pasó a llamarse “Al Andalus”. Y recuerdo que aquel día, a media tarde, –estamos hablando de finales del 79 y principios de los ochenta– llegué a casa y pensé: voy a ver si me sale algo. Cogí la guitarra y, tenía tantas ganas de dedicarle algo al Betis, que no tardó en llegarme la inspiración. Y llegada la noche ya tenía la letra y la musiquita hechas.

Una letra que define al Betis y su afición

Hacemos un inciso y Pepe va recitando, trozo a trozo, esa letra que tanto emociona y hace vibrar al beticismo cada domingo. Como es fácil imaginar, resulta algo especial escuchar de la voz de su creador el emotivo poema, tan breve pero tan preciso y descriptivo, que a uno se le pone los pelos de punta al escucharlo.

 

–Pepe, palabras sencillas, pero profundas. Alejadas del tópico y que salen del corazón como un torrente de sentimientos, que explican fielmente lo que es y significa el Betis para su afición. ¿En qué te inspiraste para escribirlas?
–Pues, mira, yo, en un primer momento, no tenía nada pensado. Pero cogí la guitarra y a las primeras notas que fueron saliendo le fui poniendo la voz. Yo, lo que quería era volcar en la letra de mi himno el sentimiento que sentía cuando iba al campo del Betis, al Gol Sur, detrás de la portería, que era el lugar que yo ocupaba. Ese es el contenido que encierra ese himno que hace treinta años compuse para nuestro Betis, aunque he de aclarar que no fue el motivo el de entregarlo al club pues no me lo habían encargado, sino para que se grabara en un disco.


José Alonso con el disco de su "Himno al Betis" grabado por el grupo "Formas"


 

Se estrenó en el estadio bético donde aún se sigue escuchando

– Una vez terminada la composición, ¿cómo llega la misma al club?
–Pues, verás. En Triana, en la calle San Jorge, cerca de la Plaza de Abastos, había una zapatería cuyo encargado se apellidaba Feria. Este hombre, que era muy amigo mío y sobre todo de mi padre, colaboraba con los escalafones inferiores del Betis. Y, como yo, cuando compuse el tema lo grabé con mi guitarra en una cinta de cassette, se lo llevé para que lo escuchara. Y resulta que se emocionó tanto, tanto, que me preguntó si tenía prisa. Yo le respondí que no y él me dijo: Pues espérate que voy a llamar a la secretaría del Betis que hoy es día de reunión de la junta directiva a ver si cuando acabe nos pueden recibir. Y, dicho y hecho, le respondieron que sí y con tiempo suficiente nos dirigimos a la secretaría del Betis, que entonces estaba en la calle Conde de Barajas, y esperamos que acabase la reunión de la directiva.  

–El asunto era para decirle que habías compuesto o un himno al Betis, ¿o para que los directivos lo escucharan?
–Para que los directivos lo escucharan. Pero antes pasamos por la Alameda de Hércules y, en una papelería, sacamos una copia de la letra para cada directivo. El presidente era don Juan Manuel Mauduit y cuando terminó la junta, nos hizo pasar a Feria y a mí al local donde estaban reunidos. Retamero mandó que trajeran unas cervezas con pescaíto frito, escucharon el himno y les gustó tanto que lo empezaron a aprender y la reunión acabó a las dos de la madrugada cantando todos el himno.

–¿Y después de esto es cuando tú decides grabar un disco con el himno?
–Sí, el himno cantado, que se llamaba “Himno al Betis”, ocupaba la cara A de un single que, en la B, llevaba la versión instrumental. Lo grabé para una firma de Barcelona, llamada “Cardic”, y, después de ello, fundé mi sello discográfico que se llamó “Surcosur”. En él tuve artistas consagrados de la categoría, por ejemplo, de La Canastera y El Cabrero. Pero, bueno, en lo que se refiere a la grabación del himno, hablé con Paco de las Cuevas, dueño de los estudios de Alta Frecuencia, y fue allí donde lo grabamos.

–¿Qué grupo elegiste para grabarlo?
–Uno que yo había visto actuar, llamado “Formas”, que era de Brenes. Su cantante, que se llama Sebastián, era por entonces un joven muy robusto y con barbas, que tenía mucha garra interpretando.

–Tras su grabación tú entregaste una grabación del “Himno al Betis” al club, que lo estrenó en el estadio, ¿no es así?
–Sí, pero al club se lo facilité grabado en una cassette, que era lo que se podía poner en la instalación megafónica del estadio. Y no se estrenó como el himno del Betis, para lo que el club tenía proyectado organizar un concurso. Mi intención era que los béticos supieran que se había grabado, que lo escucharan y conocer la impresión que les causaba. Y, aparte de ello, para tenerlo preparado con ocasión del concurso que iba a organizar el club.

–Por cierto, que un periódico se publicó que a un sector de la afición no le sentó bien el hecho porque pretendía que el Betis aceptara como himno unas sevillanas de “Los Rocieros”. Algo que después no llegaría a ocurrir.
–Sí, pero como te he dicho, mi composición no se estrenó en el campo del Betis porque fuera el himno del club, sino porque se había grabado en un disco.

Pese a su aceptación, el club no lo ha declarado todavía como himno oficial

–Bueno, Pepe, tu “Himno al Betis” se presentó en el Benito Villamarín el 23 de marzo de 1980, con ocasión de un Betis-Hércules que ganó el Betis por 2 a 0, con goles de Gordillo y Hugo Cabezas. ¿Qué recuerdos guardas de aquella ocasión?
–Uno muy bueno por el estreno y otro menos satisfactorio porque la megafonía del campo del Betis de aquella época no reunía la calidad suficiente para escuchar en condiciones la grabación realizada.

 


Un Pepe Alonso muy sonriente nos muestra el single grabado por "Huellas", el
grupo del que formó parte y después adoptó el nombre de "Al Andalus"



 

–Pero, una vez que el disco se puso a la venta, se difundió y siguió escuchándose en el estadio comenzó a popularizarse. Y, hasta ahora, ninguno de los presidentes que siguieron a Mauduit (Retamero y Galera), y durante los dieciocho años de mandato de Lopera, el himno no ha dejado de oírse por la megafonía del estadio. Esa es la razón por la que, tanto desde dentro como desde fuera del club, ha llegado a considerarse como himno oficial del Betis.
–Eso es verdad, pero también es cierto que ninguna de las directivas ni consejos de administración que han dirigido al Betis desde que se estrenó, acordaron declarar el himno como oficial del club. Y no lo digo porque sea mío, sino porque así lo ha considerado el beticismo con su respaldo y, como tal, suena todos los domingos en el estadio. Es más, siempre que en algunas ocasiones se estropeó la grabación acudían a mí para que les proporcionase otra. Entonces, me iba a “El Corte Inglés” compraba una cinta y le hacía una copia nueva.

–De todas formas, pese a que no haya sido declarado himno oficial del club, qué mejor aval para tu “Himno al Betis” que el respaldo que le ha prestado la afición desde su estreno.
–Eso pienso yo, pues si las cosas han sucedido como hemos comentado, lo único que falta para colmar el vaso de satisfacción es la gota de ser declarado como himno oficial del club.

–Pero lo más extraño, es que cuando se habla de tu himno ni se te nombre ni nunca se hayan publicado los datos que en esta entrevista hemos recogido. Creo que, erigiéndome en improvisado portavoz del beticismo, no es justo que permanezcas en la sombra de un asunto del que eres principal protagonista.
–Acerca de lo que me dices, cierto día un amigo me comentó que no le parecía justo que en ningún momento el club me hubiese invitado siquiera a hacer el saque de honor en un partido.  Fíjate que hasta a parejas de novios, en el día de su boda, por el hecho de acudir al partido, gozaron de ese privilegio. Otra prueba de lo que comentamos es lo siguiente: en la tienda oficial del Betis, en una parte del suelo, esta grabada la letra del himno y no han puesto mi nombre como autor. Un día que fui a comprar unas camisetas para mis hijos, pregunté el motivo y me respondieron que porque entonces no lo sabían y, como el parquet es de un material muy caro, ahora no interesaba colocarlo.

Sus hijos, béticos de carné, han crecido escuchando el himno en el estadio

–Por cierto, Pepe. Hace unos años un amigo que trabaja en la Sociedad General de Autores me preguntó si el autor del himno era Josele y yo le dije que no, que Josele lo había grabado, pero que su autor era Pepe Alonso, como en mi Enciclopedia del Real Betis Balompié se recoge. Este amigo, pese lo que le respondieron desde Madrid, continuó insistiendo y se encontraron dos asientos del himno a tu nombre.
–Ocurrió que, cuando lo grabó Josele, me imagino que se valdría de una grabación de mi disco, pues en éste constaba mi nombre como autor. Por eso, se creyó que era del propio Josele. Pero, como éste sabía que no era suyo, llegó a creer que era de origen popular. Así que mi nombre no apareció como compositor y se perdió otra oportunidad para divulgarlo.

–Por cierto, Pepe, pese al tiempo que hace que la grabación original fue realizada no suena mal del todo.
–Efectivamente, pues, a pesar de los treinta años transcurridos, y la limitación de los recursos técnicos de la época, coincido contigo que no está mal del todo. Por eso, me agrada tanto que a la gente le guste, que lo siga cantando cada domingo en el estadio y que se haya convertido en algo emblemático para el beticismo.

–Sentimentalmente, ¿qué significa para ti que tu himno sea considerado como el oficial del Betis sin que así haya sido declarado?
–Pues algo tan importante como que, escuchándolo en el estadio han crecido mis hijos que son béticos de carné, sentados conmigo en el Gol Sur (hoy estoy en el Gol Norte). Y, según ellos, esperando que algún día el club me invitara a hacer el saque de honor en reconocimiento a la composición del himno que dediqué al Betis, que se escucha cada domingo que juega el equipo en nuestro estadio. Es más, el menor de los cinco, que tiene ahora 27 años, nació después de que se estrenara el himno y ha crecido al par que éste fue adquiriendo la popularidad que con el paso de los años ha conquistado. A él, como antes ocurrió con los otros cuatro, lo llevaba al campo del Betis donde escuchaba el himno, se lo sabía, lo cantaba y ha crecido escuchándolo en el Benito Villamarín.

–Una popularidad que no descenderá jamás, porque se irá transmitiendo de generación en generación y siempre estará de actualidad. Por lo dicho, ¿a ti nunca te ha extrañado que el club no haya tenido contigo ni un pequeño detallito en reconocimiento a tu autoría del himno?
–Bueno, verás. A mí, el club nunca se ha dirigido en ese sentido. Pero, por otra parte, como nació de la forma que te he contado, yo me siento pagado con escucharlo en nuestro estadio y que la afición lo cante con tanto entusiasmo. De todas formas, tampoco hubiera estado mal que se hubiesen acordado de mí en cualquier instante, pues yo lo hubiera agradecido doblemente. Es más, el día que se le entregó al arquitecto Antonio González Cordón el premio como ganador del concurso de proyectos para la construcción del que Lopera llamaba “Platillo Volante, yo fui enviado por mi empresa, Domecq, que colaboró con un barril de vino para su degustación en el acto. Pedro Buenaventura y Antonio Picchi me presentaron a Lopera como el autor del himno que tanto le gustaba, el máximo accionista del club me dio la mano y ahí quedó todo.

–Lo dicho significa que nadie te ha promocionado y el himno se fue popularizando, mientras que tu nombre fue quedando en el anonimato.
–Verás, al igual que tú me has localizado, pudo ocurrir con Josele cuando grabó el himno en un disco que sacó con distintas piezas dedicadas al Betis. Al llevarlo al club comentó que la composición debería ser una pieza popular, pero Pedro Buenaventura y Antonio Picchi, que sabía que yo era su autor, se lo dijeron. A raíz de ahí Josele me localizó, pero después de haber publicado el disco con lo que junto al título no aparecía mi nombre como su autor.

 


Dos momentos de la conversación con Pepe Alonso sobre la historia de su "Himno al Betis"



El disco de “Los Amigos del Arte” arruinó a su sello discográfico

–Por cierto, Pepe, otra cosa que los aficionados al fútbol ignoran es que tú, con tu sello discográfico. fuiste el que lanzaste el disco de sevillanas de “Los Amigos del Arte”, grupo formado para la ocasión por un grupo de jugadores béticos y sevillistas, entre los que figuraba el actual presidente bético, Rafael Gordillo.
–Pues sí, aquel fue un proyecto muy ilusionante para mí, pero que ocasionó la ruina de mi sello discográfico. Todo comenzó cuando José Manuel Moya, que era asesor artístico de “Surcosur”, me citó en La Puebla del Río y me presentó un proyecto que él veía muy interesante como el grabar un disco con un grupo formado con varios jugadores del Betis y del Sevilla. El principal componente de ese conjunto folklórico era Rafael Gordillo, que se encontraba en aquellos momentos en la cima de su popularidad y muy cerca de fichar por el Real Madrid. El grupo estaba formado, aparte de Gordillo, por San José, Santi y Antonio Álvarez, jugadores del Sevilla, y Juanito, el coriano y ex sevillista, que pertenecía entonces al Xerez Club Deportivo. Por supuesto, el jugador emblemático del grupo era Rafael Gordillo que, con diferencia, era el más popular y admirado. Recuerdo que cada día que tenían que ensayar yo me veía obligado a ir todas las tardes a Jerez a recoger a Juanito. 

–Según creo, el disco, de sevillanas rumbas y pasodobles, tratándose de un grupo que no era profesional, no salió del todo mal. ¿A qué causa se debió el que provocara la quiebra de tu sello discográfico?
–Porque fue muy elevada la inversión que hubo que realizar y no se vio compensada con la recaudación de la venta del producto. Ten en cuenta que lo grabamos en los estudios “Sonoland”, en Madrid, y los gastos fueron muy cuantiosos para una discográfica modesta como la mía. Un golpe económico tan fuerte sólo lo puede soportar un sello discográfico de los grandes, que realizan proyectos a gran escala, lo que era imposible para el mío que era muy modesto.

–De aquella aventura musical, ¿que recuerdos te quedan aparte del doloroso fracaso económico?
–Pues, muchas anécdotas, entre las que ahora mismo recuerdo una que nos hizo mucha gracia. Aunque la grabación se hizo de noche, la expectación despertada por la presencia de Gordillo, congregó en el estudio a muchos periodistas, entre los que se encontraba un equipo de la televisión rusa que había acudido a Madrid por el asunto del Mundial. Pidieron entrar en el estudio para grabar un reportaje y, “Los Amigos del Arte”, los emborracharon. Se habían llevado una arroba de vino, había aparecido allí un jamón y, entre tapa de jamón y copa de vino durante toda la noche, se formó una de órdago a lo grande.

–Y,  tras tu trayectoria de compositor, ¿a qué te dedicas ahora?
–Pues, desde que hace un par de años que me prejubiló mi empresa, como dispongo de todo el día para mí, lo dedico a mis nietos. Y, al mismo tiempo, en lo relacionado con la cultura, de un tiempo a esta parte estoy dedicando a escribir obras de teatro de temática infantil.

Con estas palabras de José Alonso, de profesión relaciones públicas y vocación musical y literaria, dio fin una conversación con la que hemos pretendido principalmente cumplir un acto de verdadera justicia: concederle el protagonismo y el mérito que le confiere su autoría del himno que dedicó al Real Betis Balompié y que tanto apoyo y cariño recibió del beticismo. De aquí en adelante lo único necesario es que el club lo declare himno oficial del club; que es lo que ha hecho la afición con la acogida que la ha dispensado desde que comenzó a escucharlo. En definitiva, que pase de ser cómo dice su título, de “Himno al Betis” a “Himno del Betis”.

 

 

Aquí estamos todos
“pa” cantarte tu canción,
estamos apiñados
como balas de cañón.

 

Y es que no hay quien pueda
con esta afición,
que aunque último estuvieras
siempre te ve campeón.

¡Betis, Betis, Betis!

Ahora Beti ahora
no dejes de atacar,
ahora Beti ahora
porque el gol ya va a llegar

¡Betis, Betis, Betis!


Hay una leyenda
que recorre el mundo entero,
verdiblanco sus colores
blanco y verde es el sendero.

Luz en la mañana
en la noche “quejío” y quiebro,
Betis mucho Betis
en este mundo lo que más quiero.

¡Betis, Betis, Betis!

Ahora Beti ahora
no dejes de atacar,
ahora Beti ahora
porque el gol ya va a llegar

¡Betis, Betis, Betis

 

http://www.contigosiemprebetis.es/entrevista-jose-alonso.html

Visitas: 949

Etiquetas: himno al betis , Pepe, alonso, compositor, del

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Béticos para añadir comentarios!

Participar en Béticos

Comentado por tomas sainz en mayo 18, 2011 a 8:15am

Pepe Gran Betico,al principio no te reconoci,pero al comentar que trabajabas en Domeq se me vino a la memoria los dias que compartiamos en Cadiz,cuando trabajabamos por la zona.

Recuerdos del H.Carlos I (hoy desaparecido) y las discusiones que manteniamos con los "palanganas"que se hospedaban alli.

Un fuerte abrazo para Pepe Alonso.

!!! Betis Infinito !!!.

Comentado por Por el Betis estoy loco en mayo 17, 2011 a 9:51pm
"Betis y o y o Betis" era, y no "Betis mucho Betis", que era la modificación que se incluía en la versión nueva que hicieron del himno con motivo del ascenso de Burgos, y que es la que hoy día se escucha.

Síguenos en @AFDLP

Publicidad



Música

Cargando…

© 2014   Creado por Al final de la Palmera.

Insignias  |  Enviar un problema  |  Términos de servicio

© 2008 Creado por Al final de la Palmera

Reportar un problema | Condiciones del servicio | Aviso legal y política de privacidad