Béticos

Comunidad bética

El doctor reúne a la familia y, con voz grave y solemne, anuncia que la página se nos muere.

¿De qué?

¡Pero si parece más sana que nunca!

¡Mira qué colores tan hermosos luce!

¡Justo ahora que ha pasado lo peor!

Ante la inminencia del deceso, toca despedirnos.

Comienzo pidiendo perdón si he molestado a alguien.

Apelo al atenuante de ser un bético de telele.

¿Y qué es un bético de telele? se preguntarán algunos nobéticos.

Porque cualquier bético intuye lo que es ser un bético de telele.

Un bético de telele es alguien que entró en el Villamarín de chiquetito y se quedó prendado del ambiente. Alguien que no razona. Alguien que está de vuelta de la podredumbre que es el mundo del fútbol. Alguien que ha jugado, que ha sido entrenador en divisiones muy inferiores y que cuando le preguntan: ¿A usted le gusta el fútbol? responde: No, a mí en realidad lo que me gusta es el Betis.

Así pues, perdón a los que herí en alguno de mis  calentones discursivos.

En segundo lugar, felicitar a todos ustedes vosotros. Y cuando digo a todos, digo a todos: loperianos, bitonenses, olleristas, guilloneros y boschimanos… ¡Ah! y apolíticos por supuesto. Gente normal sin adscripción partidista.

Porque todos sois Betis. Porque el Betis no excluye a nadie.

¿Acaso no está en la Declaración de los Derechos Humanos que toda persona humana tiene derecho a ser bética por el hecho de nacer? Hasta los delincuentes.

De hecho, algunos de ellos son del Betis, aunque nunca jamás el Betis será de ellos. Porque el Betis es inatrapable, vuela demasiado alto, es escurridizo, a veces queda inmóvil como si estuviera muerto y de pronto… ¡zás! se levanta de nuevo.

Pobre del que lo quiera atrapar. Es candidato al sufrimiento.

Esta felicitación también va para los infiltrados.

Esos seres dignos de compasión, aburridos de la página de enfrente, que esporádicamente entran a entretenerse un rato con su cizañita en la mano. También vosotros, sí, habéis colaborado a elevar esta página al cielo de los récords de lectura de la gran internet del mundo y del universo.

Y para terminar… os mando un regalo.

Lugar: un campamento de trabajo a miles de kilómetros de Triana.

Fecha: un nefasto día de la temporada pasada, un día que al Betis le metieron una manita, no recuerdo bien si fue la Real Sociedad. Vamos, que ni me acuerdo ni quiero acordarme.

Personajes: españoles trabajando en dicha base. Unos 80.

Simpatías futboleras: la mayoría de ellos del Madrid/Barca.

A continuación los béticos seguidos de cerca por los colchoneros.

Anécdota en concreto: el día de la humillante derrota del Betis entro al comedor meditabajo y cabezabundo y me encuentro a 5 personas luciendo la camiseta del Betis. Jamás se la habían puesto antes de ese dia.

Es muy complicado tumbarnos.

¡Alfinaldelapalmera ha muerto! ¡Viva el Betis manquepierda!

PD: Por cierto: A ver si alguien me da cobijo en cualquier paginilla de éstas.

Visitas: 878

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Béticos para añadir comentarios!

Comentado por MORALEDA en junio 10, 2015 a 10:06pm
Genial Diaspórico... Estas son las obras de arte que se van a perder en AFDLP
Comentado por El Moreno del Barco en junio 10, 2015 a 5:05pm

Excellent!!!

Chapooooo!!!

Comentado por OSELITO en junio 10, 2015 a 2:41pm

Como diría el verdadero Oselito, que bien sa expresao usted, maestro. Y por cierto que es rotundamente cierto  que no hace falta que le guste a uno el futbol para ser más bético que el escudo.

 El fundador de la saga verdiblanca a que pertenezco, mi tío Pepe, era de esos. Murió con sesenta y pocos años, con el número 6 o 7 del Betis, porque se sacaba el abono cada año. Iba al primer partido, veía salir al equipo al campo, se emocionaba y se iba con un colega a la cantina del campo a ponerse púo de manzanilla de Sanlúcar. Después, a su casa con la media papa. No veía ni sacar de centro. Me decía que no entendía de fútbol, ni por qué se paraba el juego tantas veces, porque decían que era “fáu” o que era “orsay”. Lo primero lo entendió cuando le expliqué, a la vuelta de un partido, que Vila se había partido un brazo en medio del campo bajo un aguacero. Imagen que aun recuerdo como si la estuviera viendo. Como aquellas salidas de Otero, “el loco”. Casi ná.

Como para a los que hemos mamado el Betis desde chiquetitos nos vengan con pamplinas ahora, los supuestos accionistas, los del adobo, los del taxi,  el otro y el de la moto…  

Comentado por Urquiagaaresoaedo en junio 10, 2015 a 11:33am

Grande Diaspórico!!

Qué bien has expresado lo que sentimos los que tuvimos la suerte de que nos llevaran de niños al Villamarín, enhorabuena!

Comentado por lobo_diarte en junio 10, 2015 a 10:32am

genial, como siempre.

tiene usted entrada de palco con derecho a barra libre en la freiduría en www.benditovillamarin.es en cuanto se abra, que será antes de un mes.

Síguenos en @AFDLP

Publicidad



Música

Cargando…

© 2017   Creado por Al final de la Palmera.   Tecnología de

Insignias  |  Enviar un problema  |  Términos de servicio

© 2008 Creado por Al final de la Palmera

Reportar un problema | Condiciones del servicio | Aviso legal y política de privacidad